El diseño web empático

Oct 22, 2017 | Diseño, UX

Los diseñadores web somos los artistas del mundo de la tecnología. Y como tales, a veces nos tentamos y miramos un proyecto como una forma de autoexpresión. Como otro punto en nuestro portfolio que refleja nuestra filosofía y objetivos personales. Sin embargo, cuando hay que diseñar para otros, este enfoque se vuelve un efoque equivocado.

Los diseñadores no están para mostrar su creatividad al mundo, sino para resolver el problema del cliente. Es esta la base de todo el trabajo de diseño, ayudar al cliente a que consiga sus objetivos comerciales. Puede que no sea una idea romántica o artística, pero es su naturaleza. Y desafortunadamente, es un concepto que muchos diseñadores ignoran muy a menudo.

Dentro del proceso de diseño en un nuevo proyecto, es esencial establecer los usuarios potenciales del cliente, así como sus necesidades y deseos. Aquí es donde entra la fase de investigación del usuario. Una pieza fundamental para diseñar un producto final que empatice con las necesidades y deseos del usuario, pero que cumpla con los objetivos comerciales del cliente.

Investigación del usuario

La investigación del usuario es el conjunto holístico de actividades que aprovechamos cuando queremos recopilar información sobre un posible público objetivo. Los métodos que usamos para recopilar esta información pueden variar según el cliente, pero el resultado final es el mismo: los investigadores recopilan y analizan información sobre usuarios reales y los diseñadores utilizan esta información para crear soluciones que hacen que el producto final sea atractivo e intuitivo para el usuario objetivo.

Los diseñadores no están para mostrar su creatividad al mundo, sino para resolver el problema del cliente.

Para que la investigación sea de calidad, se requiere profundizar en el público objetivo para comprender sus necesidades, deseos e incluso su composición psicológica. Usando esta información, posibilita al diseñador extrapolar los mejores colores, estilos e interacciones basadas en las emociones y experiencias del grupo objetivo.

En otras palabras, la investigación del usuario permite a un diseñador profundizar en la mente de un usuario objetivo y crear un producto que llame su atención.

Un diseño web empático, tiene como base la investigación del usuario. Un sitio web con empatía es capaz de entender lo que un usuario quiere y necesita de su experiencia. De esta forma, no sólo se diseña un producto que funciona bien, sino que también haga lo que los usuarios desean.

Al investigar como los usuarios piensan, sienten y solucionan los problemas que tienen, se puede diseñar un producto que sea realmente beneficioso.

Cuando nos esforzamos por crear un diseño empático, naturalmente aprovechamos las fortalezas de los usuarios y les permitimos aprovechar al máximo su experiencia. Por el contrario, el sesgo de imponer una autoexpresión, conduce a la perdida de energía, perdida de tiempo y recursos, todo mientras se entrega un producto inferior al cliente.

Los productos orientados al consumidor hablan con un grupo de usuarios en continua y constante evolución, cuyos patrones y prioridades no hacen más que cambiar permanentemente.

 

 

 

Suscríbete al Newsletter

Enviamos contenido de calidad y cupones de descuento a nuestros suscriptores.

¡Hecho! Ahora, revisa tu e-mail para confirmar.

Pin It on Pinterest